Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

 

No hay seguridad pública eficiente si no hay prevención del delito, aseguró la candidata a diputada local del XIII distrito por la coalición Por Sonora al Frente, Lorena Garibay Ulloa.
Durante una reunión con madres de familia del sector Ocotillo II, uno de los más conflictivos actualmente, aseguró que la delincuencia surge de las pocas alternativas que hay para prevenirla. “No queremos jóvenes inactivos, los queremos en las canchas. No queremos a muchachos sin nada qué hacer, los queremos en las escuelas, estudiando, preparándose para ser mejores. Que su formación empiece desde pequeños con programas específicos, tendientes a prevenirlos sobre el delito”, expuso ante las asistentes.
Señaló que las familias necesitan dejar de ser vulnerables. Que todos aquellos que viven en situación crítica dejen de ser el objetivo de quienes buscan envilecer a las nuevas generaciones. “Y a la prevención en contra del delito tenemos que sumarnos todos como sociedad, padres, maestros. Sólo así podremos proteger más a nuestros hijos”, puntualizó.

En esa colonia, en particular, la delincuencia mantiene bajo zozobra a sus residentes, y algunas de las asistentes pidieron a Lorena que, una vez investida como diputada local, no olvide “echar la mano” al sector para tratar de inhibir todos los problemas que hoy enfrenta. “Le pedimos que no sea como los demás políticos, que prometen regresar y jamás se vuelven a parar”, espetó una vecina.

“No todos los que estamos de este lado somos malos. También habemos personas que tenemos una autentica vocación de servicio como cualquier otro. Y los que trabajamos así somos los que volvemos con la gente que en su momento nos dio la oportunidad de servir”, respondió la candidata a la legislatura sonorense. 
“Lo mío será un acto de congruencia… se los voy a demostrar”, puntualizó.

Recorrió, bajo los inclementes rayos del sol, gran cantidad de viviendas en un lugar donde hay muchas casas abandonadas. Se empapó de los problemas y tragedias que viven algunas familias y, mostrando una gran sensibilidad, se comprometió a canalizar ante las instancias correspondientes posibles soluciones y, sobre todo, ser celosa vigilante de respuestas positivas.