Sara Valle o Susana Corella?... corren apuestas

Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

Guaymas, Son, octubre de 2017.- De ir las ex -alcaldesas Sara Valle Dessen y Susana Corella Platt por la jefatura de gobierno para 2018, las apuestas por ahora favorecen a la primera a la que el electorado considera una de las mejores opciones para gobernar a los guaymenses desde la casa de piedra y dar buenos resultados al desarrollo comunitario.

        La legisladora sonorense con cabecera en Guaymas por el 04, no le dan muchas posibilidades de adjudicarse las “joyas de la corona”, su camino por el Congreso de la Unión ha sido muy pobre y sin resultados que reditúen en su jurisdicción legislativa, y eso, no le dan los números que la puedan situar en la ruta del triunfo ni muchos menos los votos no le alcanzarían en las urnas.

 

        Sin embargo, el perfil de Sara Valle es bien conocido desde sus tiempos de alcaldesa (1977), supo administrar con transparencia su gobierno muy a pesar de los golpes bajos que su cabildo, principalmente la fracción del PRD le propinó y le ocasionó la revocación de mandato.

        Aun así, los guaymenses la siguen viendo bien y su paso por el escabroso camino de la política la ha situado en una posición de credibilidad y respeto.

        Esto, por supuesto, sigue despertando el interés de la gente y posicionándola en las preferencias del electorado para respaldarla con el voto en las urnas una vez que sea investida como candidata del Partido del Trabajo y Morena, en alianza.

   

     Por el lado de la ex -alcaldesa del PRI, nadie le apuesta ni se la juega, pues sus constantes tropiezos y pifias la dejan en una muy desgastada posición que la ha venido alejando de la competencia electoral entre la misma militancia priísta.

        Pero, dice la gente que en caso de ir ambas ex -jefas de gobierno, le apostarán con toda a Valle Dessen, por ser la más competitiva y con enorme credibilidad en su carrera política.

 

         Ni modo!...corren apuestas. Se vale.